domingo, 8 de febrero de 2015

El sentido común como sistema cultural



En el texto de Clifford Geertz nos explica el propio significado de “sentido común” y nos demuestra a través de una serie de ejemplos cómo éste varía en función de las culturas.
Antes que nada cuando pensamos en sentido común lo primero que debemos de preguntarnos es "¿Común para quien?"
El sentido común no es común a todos por igual, varía completamente en función de las culturas. Lo que para unos es aceptable para otros es cuestionable. Es moldeado propiamente por la sociedad y por sus respectivas reglas, sin embargo estas mismas varían de un grupo social a otro y en cada uno se determina lo que es aceptable y lo que no.
El sentido común mantiene una estrecha relación con la experiencia y con la historia por lo que poco a poco va incorporando algunos cambios. parece propiciar el surgimiento de una serie de prejuicios frente a todo aquello que no entra dentro de lo "común". Hacemos prejuicios sobre aquello que nos parece diferente a las cosas a las que estamos precisamente acostumbrados y esto moldea la manera en que percibimos las situaciones y nos lleva en la mayoría de los casos a hacer juicios erróneos.


Como ejemplo me gustaría hablar de la religión; específicamente del islam. Para nosotros como parte de una cultura occidentalizada es inconcebible el yihadismo y su frecuente y brutal utilización del terrorismo en nombre de lo que sus seguidores llaman una "guerra santa" en el nombre de Alá.

Es aquí cuando nos resulta difícil comprender éste tipo de situaciones. NUESTRO sentido común nos indica que no hay excusa para acciones tan inhumanas (a nuestro parecer) Sin embargo nuestro sentido común y el de los islamitas extremos está forjado por diferentes religiones, que nos indican parámetros de comportamientos muy diferentes.

1 comentario:

  1. Hola Mariana, me gustaron mucho tus reflexiones, sobre todo la pregunta de ¿Común para quién?

    Creo que es muy interesante la propuesta que planteas, yo lo entendí como "ponerse en lo zapatos del otro". Como en ocasiones juzgamos desde una postura muy cómoda a los demás cuando de por medio existen múltiples formas simbólicas y experiencias que nos han construido como seres distintos. No es justificar, es simplemente visibilizar los matices y reconocer que las experiencias que cada uno vive influyen en nuestra forma de responder y relacionarnos con el mundo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar